Son muchas las mujeres embarazadas que nos consultan si son compatibles depilación láser y embarazo. Durante el embarazo se producen un gran número de cambios hormonales que pueden alterar el crecimiento del vello. Algunas mujeres experimentan un mayor crecimiento e, incluso, la aparición de vello en zonas que antes no tenían (como el abdomen por ejemplo). Por el contrario, hay otras mujeres que experimentan una reducción de la cantidad de vello en el cuerpo. Depende de cada una.

En este artículo intentaremos solventar todas las dudas ofreciendo toda la información disponible sobre la depilación láser durante el embarazo.

depilación láser y embarazo qué tener en cuenta

Qué tener en cuenta sobre la depilación Láser y el embarazo

Como ya hemos hablado en nuestro blog, la depilación láser funciona por el principio de Fototermólisis Selectiva, incidiendo directamente sobre el folículo piloso.

El láser incide en muy pocos milímetros de la piel, lo suficiente para llegar al folículo piloso. Por esta razón, es muy difícil que el láser utilizado en los tratamientos de depilación afecte a estructuras internas del cuerpo.

Aún así, debido a la ausencia de estudios científicos concluyentes, no se recomienda realizar en ningún caso tratamientos de depilación láser en las zonas cercanas al embrión o feto como ingles, línea alba, abdomen…

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud, recomienda que, durante el embarazo se evite tanto la medicación como los tratamientos o pruebas exploratorias, en la medida de lo posible. En ello se incluyen tratamientos con sistemas de fototerapia como la luz pulsada y la depilación láser.

Embarazo y hormonas

Como decíamos al principio, los cambios hormonales durante el embarazo pueden afectar al crecimiento del vello. También suelen afectar a la piel, haciéndola más delicada y provocando, en algunos casos, manchas en la piel oscuras por aumento de pigmentación.

La progesterona es una hormona que ayuda a reforzar los tejidos en los que se aloja el útero y colabora en los cambios que ocurren en los senos para producir leche materna (entre otras funciones). Su aumento puede provocar que el vello crezca más lento y de forma anárquica. Lo que podría reducir la efectividad de la depilación láser en caso de realizarse.

Por su parte, el aumento de los estrógenos puede provocar una mayor sensibilidad y sequedad en la piel, haciendo no recomendable la depilación láser.

¿Es compatible la depilación láser con la lactancia?

depilación láser y lactancia

Aunque tampoco existen estudios clínicos al respecto, se podría decir que la depilación láser sí es compatible con la lactancia. Veamos por qué.

Por un lado, en lo que se refiere a las hormonas, las implicadas en el proceso de lactancia son la prolactina y oxitocina. Y ninguna tiene relación con el proceso de crecimiento del vello.

Organizaciones como la Sociedad Europea de Dermatología o la Academia Americana de Dermatología no contemplan precauciones ni advertencias sobre la depilación láser durante el periodo de lactancia.

Lo que sí recomiendan tener en cuenta son las posibles reacciones de irritación en la piel que podría suceder si se realiza el tratamiento en la zona del pecho. Por lo que resulta aconsejable conocer en todo momento cómo reacciona cada piel a la depilación.

¿Qué tipo de depilación elegir durante el embarazo?

Desde nuestro punto de vista, como especialistas en depilación láser, recomendamos que te realices el tratamiento de forma previa al embarazo. De esta manera, conseguirás olvidarte de la depilación durante esos meses.

Ahora bien, si te quedas embarazada a mitad del tratamiento, con unas 2 o 3 sesiones realizadas, te recomendamos que utilices técnicas de depilación como el rasurado. Eso sí, ten cuidado de no realizar cortes o irritaciones en la piel.

Depilarse con cera o crema depilatoria es más controvertido debido a que contienen, aunque no todas, productos químicos que pueden penetrar en la piel y pasar a la sangre. Consulta siempre con tu médico. Además, si después del embarazo quieres retomar tu tratamiento láser y has estado realizándote la cera o depilación con métodos de arranque en general, puede que el láser sea menos efectivo. Como te contábamos en nuestro artículo de recomendaciones para un tratamiento láser efectivo, el vello grueso y oscuro es el idóneo para el láser y el que antes se elimina.

Ten en cuenta que la caída del vello y del cabello en general, se paraliza durante los meses de embarazo. De ahí que muchas embarazadas noten su cabello mejorado y luzcan una magnífica melena.

Pasados 6 meses del nacimiento del bebé, esta situación se regulariza produciéndose la pérdida del pelo y vello que no se había caído durante ese tiempo. Por esta razón, aunque la depilación láser sea compatible con la lactancia, será más efectiva si se retoman las sesiones (o se comienza en el caso de nuevas clientas) pasados esos 6 meses.

 

Desde Láserum esperamos haber solucionado tus dudas sobre depilación láser y embarazo. Te aconsejamos que, en caso de embarazo, consultes siempre con nuestro personal sobre el método de depilación idóneo que debes seguir durante ese periodo para la eliminación del vello corporal.

Te invitamos a compartir tus dudas a través de los comentarios y a seguirnos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram.